ESTUDIOS ESPECIALES

Mamografía Digital Directa:

En lugar de película radiográfica, los rayos X (de baja energía) atraviesan la mama y estimulan un conjunto de detectores que son los encargados de producir la imagen directamente y trasladarla a un monitor de TV de alta definición ubicado en la sala de informes. De esta manera el estudio mamográfico que antes duraba entre 30 a 45 minutos, hoy tarda menos de 5 minutos.
Como ventajas adicionales las imágenes digitales pueden almacenarse, editarse, transmitirse a distancia (telemamografía) y distribuirse a los distintos sectores de una clínica o consultorio médico.
Hay que distinguir entre dos tipos de mamografía:

  • A- Mamografía de screening: Es la que se realiza anualmente a partir de los cuarenta años a toda mujer sin signos (objetivos) ni síntomas (subjetivos) de enfermedad mamaria;
  • B- Mamografía diagnóstica: La que se realiza por la presencia de una patología mamaria (bultos, engrosamiento o cambios de color de la piel, secreción por el pezón, etc)

Compresión Focalizada:

Son incidencias que se realizan para estudiar con mejor definición una zona de la mama que deja dudas. Se realizan con pequeños localizadores que tienen como función separar los tejidos que se superponen a la imagen dudosa.

Proyecciones especiales:

Se utilizan cuando existen lesiones o sospecha de ellas ubicadas en sitios de difícil visualización. Una proyección especial particularmente usada es la maniobra de Ecklünd para desplazar los implantes mamarios y evitar su compresión durante la mamografía.

Biopsias mamarías bajo guía ecográfica: en presencia de una lesión sospechosa tenemos la obligación de conocer su naturaleza benigna o maligna para elegir el tratamiento más adecuado. Como radiólogos especializados, estamos capacitados para efectuar biopsias dirigidas con ecografía, utilizando agujas gruesas que además poseen un sistema automático de corte que permite obtener una pequeña sección de la lesión que será analizada por el patólogo.
Podemos hacer otro tipo de biopsia que se realiza con aguja fina (como las utilizadas para uso intramuscular) que tiene otras indicaciones.
Ambos tipos de biopsia tienen la ventaja que se realizan ambulatoriamente, con anestesia local, son prácticamente indoloras y requieren mínimo reposo luego del procedimiento.

Radiografía de la pieza operatoria:

Una vez realizada la cirugía se envía la pieza operatoria para su control mamográfico. Ello tiene la ventaja de conocer si realmente la lesión fue extraída en su totalidad, su relación con los márgenes de la herida quirúrgica, lo que proporciona seguridad a la paciente y su médico.

Proyecciones con magnificación:

Especialmente útiles para el estudio de las microcalcificaciones. Las microcalcificaciones son calcificaciones cuyo tamaño está en el límite de la visión, por ello es menester magnificarlas para poder estudiarlas. Están presentes en numerosas enfermedades de las mamas, entre ellas el cáncer, razón por la cual es tan importante categorizarlas.
Proyecciones con compresión focalizada: utilizadas para la valoración de lesiones focales donde es fundamental su observación sin superposición de tejidos.

Galactografía:

Indicada para el estudio de pacientes que presentan secreción por el pezón, especialmente sanguinolenta. Consiste en la introducción de un medio de contraste radiográfico en los conductos galactóforos lo que permite poner en evidencia lesiones en el interior de los mismos causantes de la secreción. Es indolora (la paciente sólo percibe una tensión mamaria que desaparece rápidamente).

Marcación pre-quirúrgica de lesiones mamarias no palpables:

Consiste en la colocación de un colorante (carbón medicinal) o un arpón metálico sobre la lesión, bajo control mamográfico o ecográfico, previa a la cirugía. De esta manera el cirujano se orienta y extirpa sólo la lesión sin afectar los tejidos mamarios sanos. Este procedimiento es ambulatorio (no requiere internación).
Biopsia percutánea de lesiones mamarias: bajo guía ecográfica se ubica la lesión y mediante una aguja de biopsia especialmente diseñada se toman pequeñas muestras de la misma que se envían a anatomía patológica para su diagnóstico. Este procedimiento también es ambulatorio y no deja cicatrices en las mamas.

Ecografía mamaria:

Utilizada como complemento de la mamografía en las pacientes mayores de 40 años, en las mamas con mucho tejido glandular (densas) y como único estudio en las pacientes adolescentes, jóvenes y embarazadas. En estas últimas no es aconsejable la mamografía por el uso de radiaciones ionizantes (rayos X) y porque al tener mucho tejido glandular y poco tejido graso no se logra buen contraste. Está comprobado que el uso de la mamografía y ecografía juntas aumenta la posibilidad diagnóstica en un 30%.

Resonancia magnética mamaria

Emplea un campo magnético potente, ondas de radiofrecuencia y una computadora para crear imágenes detalladas de la mama. No utiliza radiación.
Proporciona información valiosa acerca de muchas patologías mamarias que no pueden obtenerse mediante otras modalidades de diagnóstico por imágenes, como la mamografía o ecografía